Picture of Duberney Galvis

Duberney Galvis

Docente universitario. Lic. en comunicación. Esp. Gestión Ambiental. Est. Mag en Desarrollo Rural. Columnista de opinión en El Diario ―el periódico de Pereira― y en La Silla Vacía.

Las derrotas de las “izquierdas” internacionales

Columna de opinión por Duberney Galvis. Licenciado en comunicación, especialista en gestión ambiental y docente universitario.

Han sido fuertes las recientes derrotas electorales de las supuestas izquierdas internacionales, las del partido Podemos en España, en elecciones de las comunidades autónomas; y las de Boric en Chile, en la elección del Consejo Constitucional.

En España son varias las voces de izquierda que catalogan a Podemos y a otros de sus aliados del movimiento, como una estafa a las clases trabajadoras y desfavorecidas: “son social-liberales, la izquierda “woke” de las universidades americanas de Biden…”. En Chile por su parte, también arden algunos fogones, la coalición “Apruebo la Dignidad” de Boric, ha recibido críticas por antiguos partidarios del movimiento estudiantil que este abandonó para acercarse a la franja electoral vergonzante de la derecha, la arropada bajo la cobija desteñida de centro, lo exponen como un “gobierno neoliberal”.

Asidero tienen las críticas. Han sido estos, grupos que adoptaron consignas de izquierda y se aprovecharon de masivos movimientos sociales para apuntalarse electoralmente, y sus resultados actuales son propios de quienes sirven a dos señores: el discurso ‘social’ y las políticas del FMI. Sus cantos suelen cuajar entre las burocracias sindicales y los justos reclamos de los más necesitados, al tiempo que gobiernan bajo la estela de la Casa Blanca, la de la flota del Atlántico y los comandos del sur. Subidos en una ola que ha tenido eco en Latinoamérica, con el guion “woke” de Hollywood como elemento novedoso para atomizar los movimientos sociales. Son corrientes carentes de rigor para introducir reformas democráticas e igualitarias, sumisos a la hora de resguardar la soberanía de los recursos naturales, faltos de ilustración para asignarle a la cultura su rol medular, sin decisión y método para desarrollar el aparato productivo en favor del mercado interno, a pesar de tener algunas de las naciones más extensas y pobladas; impostores de los saberes tradicionales e inquisidores de la ciencia. Son los que antes que enfrentar la asimetría en las causas del calentamiento global, ofertan sus recursos biológicos como moneda de cambio. No caería nada mal para el caso latino, un repaso al texto “Cuando pa Chile me voy…”, ese de “en las dos puntas alguien me aguarda” (Aurelio Suárez.2022).

No hay encanto aquí para hallar el asombro. En las derrotas de la “falsa izquierda” española y chilena, la sopa criolla se descompuso por el uso de los ingredientes y aliños recetados de siempre. Debería tomar nota la parte de la izquierda que gobierna o posa junto al gobierno colombiano. ¿Hay buena guía en pasar de las protestas contra el FMI y el Banco Mundial, a las porras a esa entidad por su bendición a las reformas del gobierno? ¿Tanto micrófono contra el imperio para terminar justificando su mando sobre los recursos naturales de la Amazonía y Gorgona? ¿Se apaga la crítica de raíz con los viajes sindicales al exterior? En cuanto a los millones de fundaciones como Ford u otras organizaciones ¿cambiaron estas o cambió el ‘dignómetro’ de quienes reciben sus giros?

Columna de opinión tomada de El Diario —el periódico de Pereira—.
Publicada el 10 de junio de 2023.

Picture of Duberney Galvis

Duberney Galvis

Docente universitario. Lic. en comunicación. Esp. Gestión Ambiental. Est. Mag en Desarrollo Rural. Columnista de opinión en El Diario ―el periódico de Pereira― y en La Silla Vacía.

Recientes

Agro
Andrés Bodensiek

Hambre y otras crisis agrarias: el legado de Jhenifer Mojica

Más de 6 meses llevan los productores del sector lácteo quejándose ante el gobierno por los múltiples problemas que atraviesa este importante renglón del sector agrícola, que es el modo de sustento de más de medio millón de familias colombianas. En 2023, Colombia importó entre 10.719 y 15.000 toneladas de lactosueros por un valor de 11,5 millones de dólares, al tiempo que los lecheros producen a pérdida. En Nariño, por ejemplo, se produce a $1.290 el litro de leche y el precio de compra es de $1.200. El senador de ese departamento fronterizo, Richard Fuelantala ha realizado dos audiencias en

Leer más »
Agro
Duberney Galvis

La malograda reforma agraria de Petro

No hay problema cuya solución se haya aplazado más en Colombia que el de la inequidad en la propiedad de la tierra rural. La variable de la tierra en la estructura agraria de Colombia, incluso en la etapa actual bajo el capitalismo financiero, arrastra la idea de “reducir al productor a una simple bestia de carga” (ver gráfico). Por eso el escándalo en el gobierno Petro de la compra de tierras para la Reforma Agraria o Reforma Rural Integral (RRI) –como se llama en el Acuerdo de Paz.  Pese a que el gobierno busca conformar un banco de tres millones de hectáreas

Leer más »
Scroll al inicio