Picture of Aurelio Suárez

Aurelio Suárez

Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes. Estudios complementarios de gerencia de organizaciones comerciales en ICESI. Catedrático de varias universidades en temas de economía como la Universidad de Pereira, la Universidad Popular de Risaralda y la Universidad Externado de Colombia. Fundador de la Unión Cafetera Colombiana en 1985, así como de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria. Fue elegido como diputado de la Asamblea Departamental de Risaralda en 1995. Fue candidato al Concejo Distrital de Bogotá en 2007. En 2011 fue candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo. Ha realizado consultorías para diversas entidades como Fenalco, FESCOL, CEDETRABAJO y OXFAM Colombia. Es un analista económico y político ligado a actividades de fomento y coordinación de organizaciones cafeteras y agropecuarias. Panelista en Blue Radio. Columnista en periódicos como El Tiempo, El Espectador y la revista Semana.

Petro, rendido a los pies de Estados Unidos

El Diálogo montó un Gobierno extranjero encima del de Petro.

Se ha acentuado la ya conocida prosternación política de miembros del gabinete y del Gobierno Petro frente a los mandatos de las autoridades de Estados Unidos, en un indigno espectáculo de vasallaje.

Empecemos por el XI Diálogo de Alto Nivel Colombia-Estados Unidos, celebrado en la última semana de mayo bajo la batuta del canciller, Luis Gilberto Murillo, quien ya había renunciado a la ciudadanía estadounidense desde que fue embajador en Washington.

Tan diligente fue Murillo que el embajador (e) Francisco Palmieri, entusiasmado, lo candidatizó a la presidencia de Colombia, “veo un gran futuro, Luis Gilberto, falta solamente tal vez un título más”. La atrevida referencia, indecorosa en cualquier latitud, se hizo en la clausura del Diálogo ante el subsecretario de Estado de Gestión y Recursos de Estados Unidos, Richard Verma, y funcionarios norteamericanos, quienes se reunieron con Petro y exaltaron “la fortaleza y profundidad de la relación”.

Esos atributos van junto al lanzamiento de una remozada versión del Plan Colombia. Sí, luego del instaurado con Pastrana y extendido con Uribe, ahora, acorde con la engañifa en curso, se denomina “Estrategia Vida Colombia”. Orientado “hacia la colaboración hemisférica”, se enfoca en “el rol del sector privado para promover… la transición energética y la transformación digital”, nichos nuevos de inversión para los capitales financieros estadounidenses y con la consabida hoja de parra: “en equidad con comunidades raciales y étnicas marginadas”.

En ese XI Diálogo se definieron políticas públicas y negocios en Transformación Rural, Diplomacia Pública, Medio Ambiente y Cambio Climático, que incluye la injerencia del Tío Sam en la organización de la COP 16 de Biodiversidad en Cali, Energía, Minería e Infraestructura, Paz, Derechos Humanos y Democracia, Seguridad, Antinarcóticos y Desarrollo Rural, Migración, Salud y TIC. El Diálogo montó un Gobierno extranjero encima del de Petro.

¿Quién creería, por ejemplo, que la ministra de Agricultura, tan punzante contra gremios nacionales del sector, como los arroceros o del café, agache la cabeza ante Estados Unidos, que le dicta el qué, el cómo y el dónde aplicarse? Así fue cuando hace 75 años la Universidad de Nebraska impuso la Revolución Verde o cuando el original Plan Colombia, el de 2000, definió la especialización del agro en productos tropicales.

(Ver https://co.usembassy.gov/es/declaracion-del-xi-dialogo-de-alto-nivel/)

En simultánea, en Washington, con elogio de Hillary Clinton incluido, la ministra de Medio Ambiente, Susana Muhamad, fue distinguida con el Global Leadership Awards, promovido por la ONG Vital Voices. Hasta ahí todo bien, solo que, al listar a quienes patrocinan el premio (sponsors) se destaca el Departamento de Estado de Estados Unidos, precisamente quien financia la agresiva instalación militar en Gorgona que cuenta con la anuencia y, vale decirlo, complicidad de esta ministra. Extraña coincidencia.

Entre diálogos colonialistas y suspicaces distinciones, arribó a Colombia, por enésima vez, la generala Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos, a pasar revista a las tropas en Inírida y Yopal y “supervisar operaciones conjuntas”, según la embajada (@US Embassy Bogotá, 30/5/24). Luego de reunirse con Petro, Richardson anunció que el poderoso portaaviones nuclear George Washington participará a finales de junio en ejercicios con las Fuerzas Militares de Colombia en aguas del Pacífico (inmediaciones de Gorgona) y también puso a disposición aviones de combate F-16 de Estados Unidos para la Fuerza Aérea de Colombia (FAC) como sucedáneos de los cazabombarderos Kfir, en particular por “la interoperabilidad con la OTAN” (defensa.com/31/5/24).

El desmedido liderazgo de Richardson confirma el dato –de fuente segura– que el nombramiento del ministro Iván Velásquez surgió fruto de una reunión con Estados Unidos, de tener aquí un yes-man.

La parte risible corrió a cargo de Carrillo, el que reemplazó a Olmedo López como director de la UNGRD. Aplaudió con entusiasmo y cortó cinta con la generala Richardson, en la donación a esa entidad de diez sencillos puentes militares (que se pueden fabricar aquí) como parte del programa de armamento retirado de los inventarios de Estados Unidos, bajo la modalidad Excess Defense Articles (EDA). Bombo y platillos para recibir como regalo. Lo que Larry Summers llama “basura perniciosa”.

En el autoproclamado “primer gobierno de izquierda”, el desvergonzado arrodillamiento ha reafirmado no solo la dominación de Estados Unidos sobre Colombia, sino el carácter neocolonial del país, que es, realmente, el aspecto preponderante del infausto bienio transcurrido con Petro. Mandato al que le cabe una oposición patriótica sin vacilaciones.

Columna de opinión tomada de Revista Semana.
Publicada el 7 de junio de 2024.

Picture of Aurelio Suárez

Aurelio Suárez

Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes. Estudios complementarios de gerencia de organizaciones comerciales en ICESI. Catedrático de varias universidades en temas de economía como la Universidad de Pereira, la Universidad Popular de Risaralda y la Universidad Externado de Colombia. Fundador de la Unión Cafetera Colombiana en 1985, así como de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria. Fue elegido como diputado de la Asamblea Departamental de Risaralda en 1995. Fue candidato al Concejo Distrital de Bogotá en 2007. En 2011 fue candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo. Ha realizado consultorías para diversas entidades como Fenalco, FESCOL, CEDETRABAJO y OXFAM Colombia. Es un analista económico y político ligado a actividades de fomento y coordinación de organizaciones cafeteras y agropecuarias. Panelista en Blue Radio. Columnista en periódicos como El Tiempo, El Espectador y la revista Semana.

Recientes

Agro
Andrés Bodensiek

Hambre y otras crisis agrarias: el legado de Jhenifer Mojica

Más de 6 meses llevan los productores del sector lácteo quejándose ante el gobierno por los múltiples problemas que atraviesa este importante renglón del sector agrícola, que es el modo de sustento de más de medio millón de familias colombianas. En 2023, Colombia importó entre 10.719 y 15.000 toneladas de lactosueros por un valor de 11,5 millones de dólares, al tiempo que los lecheros producen a pérdida. En Nariño, por ejemplo, se produce a $1.290 el litro de leche y el precio de compra es de $1.200. El senador de ese departamento fronterizo, Richard Fuelantala ha realizado dos audiencias en

Leer más »
Agro
Duberney Galvis

La malograda reforma agraria de Petro

No hay problema cuya solución se haya aplazado más en Colombia que el de la inequidad en la propiedad de la tierra rural. La variable de la tierra en la estructura agraria de Colombia, incluso en la etapa actual bajo el capitalismo financiero, arrastra la idea de “reducir al productor a una simple bestia de carga” (ver gráfico). Por eso el escándalo en el gobierno Petro de la compra de tierras para la Reforma Agraria o Reforma Rural Integral (RRI) –como se llama en el Acuerdo de Paz.  Pese a que el gobierno busca conformar un banco de tres millones de hectáreas

Leer más »
Scroll al inicio