Picture of Aurelio Suárez

Aurelio Suárez

Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes. Estudios complementarios de gerencia de organizaciones comerciales en ICESI. Catedrático de varias universidades en temas de economía como la Universidad de Pereira, la Universidad Popular de Risaralda y la Universidad Externado de Colombia. Fundador de la Unión Cafetera Colombiana en 1985, así como de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria. Fue elegido como diputado de la Asamblea Departamental de Risaralda en 1995. Fue candidato al Concejo Distrital de Bogotá en 2007. En 2011 fue candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo. Ha realizado consultorías para diversas entidades como Fenalco, FESCOL, CEDETRABAJO y OXFAM Colombia. Es un analista económico y político ligado a actividades de fomento y coordinación de organizaciones cafeteras y agropecuarias. Panelista en Blue Radio. Columnista en periódicos como El Tiempo, El Espectador y la revista Semana.

Resurrección del Alca y… Petro ahí

El Gobierno Petro, al adherir a un Alca versión 2.0, se abstuvo de renegociar el TLC, quebró su promesa de campaña y, al contrario, lo profundiza, reforzando así el alineamiento de Colombia con Estados Unidos.

Pocos lectores sabrán que en 1990 George Bush padre planteó un Área de Libre Comercio para las Américas (Alca), la definió como “una sola zona franca desde Alaska hasta la Tierra del Fuego”. Eran los albores de la globalización y, como dijo el empresario automotor norteamericano Lee Iacocca, la “hora de dedicarse a los negocios”.

El proceso, adelantado con casi todas las naciones americanas, se murió en 2003 en Miami, cuando Argentina, Brasil y Venezuela, por las normas asimétricas favorables a Estados Unidos, se levantaron de la mesa. Fue otro traspié a los poderosos para imponer leyes de hierro en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Afloraron en consecuencia, como estrategia sustituta, los tratados bilaterales de libre comercio, los TLC, con los que en 2004 el representante comercial Robert Zoellick dijo que Estados Unidos iba a “abrazar el globo”. En “las Américas”, los suscribió con Colombia, Perú, Chile, seis países de Centroamérica y República Dominicana, que se agregaron al Nafta (por sus siglas en inglés), el primero en 1994, con Canadá y México, y explora uno con Uruguay para compensar el que los charrúas pactarían con China.

De cuando Bush padre lanzara su ucase, han corrido mucha agua y tormentas: el “infarto de Wall Street” en 2008; sobrevinientes conflictos bélicos; la pandemia del covid con secuelas inflacionarias y choques en los suministros; “estallidos sociales”; inconformidad general expresada de múltiples maneras y, en especial, la decisión hegemónica norteamericana de limitar la influencia geopolítica y la expansión económica de China y aún más en su “patio trasero”.

Esas son las razones, unas expresadas en forma abierta y otras soterradas, para que la Casa Blanca publicara la ‘Declaración Conjunta sobre la Alianza de las Américas para la Prosperidad Económica’ el 27 de enero de 2023, en la que el Gobierno de Estados Unidos, como líder, anuncia, junto con los de Colombia, Barbados, Canadá, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Perú y Uruguay, la “intención compartida de establecer” dicha “asociación regional más fuerte”, una resurrección del Alca, para lo cual inician negociaciones.

(https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2023/01/27/joint-declaration-on-the-americas-partnership-for-economic-prosperity/).

Los países firmantes tienen TLC con Estados Unidos (excepto Ecuador, que está dolarizado) y, por tanto, los elementos clave de esa alianza vienen de la esencia de los convenios bilaterales: “la expansión de lazos comerciales regionales”; “prevenir interrupciones en las cadenas” de suministro y valor; “comercio sostenible e inclusivo”; “mayor integración” en materia aduanera (¿régimen arancelario único?); “abordar las barreras no arancelarias”; “inversiones sostenibles” (palabreja de moda); “revitalizar las instituciones económicas y financieras regionales” y “asociarnos en reformas… en las instituciones financieras y crediticias multilaterales”.

En el rezo neoliberal no podía faltar “la inversión del capital privado”, conjunta “con aliados dentro y fuera del hemisferio” y “conexiones y lazos comerciales entre empresarios de la diáspora en las Américas y el Caribe” (las multinacionales) ni tampoco “la competencia en mercados abiertos”. El rosario remata con que la “cooperación económica más profunda” es “para promover la visión de desarrollo, democracia y prosperidad compartida” por lo que el relanzamiento de la recolonización del Alca tiene inmerso el interés geopolítico continental estadounidense y la contención de otros poderes, en particular de China.

Como todo garrote lleva zanahoria, la alianza, invocada al tenor de la “resiliencia”, pretende “acelerar el crecimiento” y “que pueda beneficiar a todos”, “combatir el cambio climático”; “eliminar la pobreza”; “reducir la desigualdad”; lucha “contra la corrupción y el lavado de dinero” y “flujos financieros ilícitos”, apoyada en la “sociedad civil” (como ya hace la organización Global Financial Integrity con sus cooperantes). Asimismo, esfuerzos “por igualdad de género”; por “participación laboral” y “empoderamiento” de la mujer; por “derechos humanos” con énfasis “en grupos subrepresentados”; por “empleo formal”; “derechos de los trabajadores” y con “política comercial responsable”. Todo un sarcasmo perseguir tan justas metas con los mismos instrumentos que las estropearon por décadas.

El Gobierno Petro, al adherir a un Alca versión 2.0, se abstuvo de renegociar el TLC, quebró su promesa de campaña y, al contrario, lo profundiza, reforzando así el alineamiento de Colombia con Estados Unidos. Quienes digan enarbolar banderas de soberanía y democracia, han de confrontarlo sin pretextos.

Columna de opinión tomada de Revista Semana.
Publicada el 24 de febrero de 2023.

Picture of Aurelio Suárez

Aurelio Suárez

Ingeniero industrial de la Universidad de los Andes. Estudios complementarios de gerencia de organizaciones comerciales en ICESI. Catedrático de varias universidades en temas de economía como la Universidad de Pereira, la Universidad Popular de Risaralda y la Universidad Externado de Colombia. Fundador de la Unión Cafetera Colombiana en 1985, así como de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria. Fue elegido como diputado de la Asamblea Departamental de Risaralda en 1995. Fue candidato al Concejo Distrital de Bogotá en 2007. En 2011 fue candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo. Ha realizado consultorías para diversas entidades como Fenalco, FESCOL, CEDETRABAJO y OXFAM Colombia. Es un analista económico y político ligado a actividades de fomento y coordinación de organizaciones cafeteras y agropecuarias. Panelista en Blue Radio. Columnista en periódicos como El Tiempo, El Espectador y la revista Semana.

Recientes

Agro
Andrés Bodensiek

Hambre y otras crisis agrarias: el legado de Jhenifer Mojica

Más de 6 meses llevan los productores del sector lácteo quejándose ante el gobierno por los múltiples problemas que atraviesa este importante renglón del sector agrícola, que es el modo de sustento de más de medio millón de familias colombianas. En 2023, Colombia importó entre 10.719 y 15.000 toneladas de lactosueros por un valor de 11,5 millones de dólares, al tiempo que los lecheros producen a pérdida. En Nariño, por ejemplo, se produce a $1.290 el litro de leche y el precio de compra es de $1.200. El senador de ese departamento fronterizo, Richard Fuelantala ha realizado dos audiencias en

Leer más »
Agro
Duberney Galvis

La malograda reforma agraria de Petro

No hay problema cuya solución se haya aplazado más en Colombia que el de la inequidad en la propiedad de la tierra rural. La variable de la tierra en la estructura agraria de Colombia, incluso en la etapa actual bajo el capitalismo financiero, arrastra la idea de “reducir al productor a una simple bestia de carga” (ver gráfico). Por eso el escándalo en el gobierno Petro de la compra de tierras para la Reforma Agraria o Reforma Rural Integral (RRI) –como se llama en el Acuerdo de Paz.  Pese a que el gobierno busca conformar un banco de tres millones de hectáreas

Leer más »
Scroll al inicio