Picture of Ana Sofia Castañeda Casas

Ana Sofia Castañeda Casas

Docente. Licenciada en Educación infantil, con estudios en nutrición infantil, pedagogía y economía feminista. Fundadora y coordinadora de la colectiva Unas Tales Feministas (@unas_talesfem).

El desafiante camino de las mujeres colombianas en el 2024 exige acción

El año 2024 nos ha recibido a las mujeres con un panorama desfavorable en diversos sectores claves como la salud, la producción y la educación. A pesar de los esfuerzos y conquistas de organizaciones feministas y lideresas, la falta de voluntad política del Gobierno Petro y las instituciones para abordar las necesidades básicas está afectando doblemente a las mujeres. Este escenario se entrelaza con la situación económica y política respaldada por arraigadas creencias culturales patriarcales.

En el 2021, un dato alarmante reveló que 4 de cada 10 personas vivían en pobreza monetaria, destacando que el 40.3 % eran mujeres y el 38.3 % hombres, generando la brecha más alta en los últimos 9 años, alcanzando 2.1 puntos porcentuales. Entre el 2020 y 2021, las mujeres mantuvimos la carga adicional del trabajo de cuidado no remunerado, dedicando considerablemente más tiempo que los hombres. Esta tendencia persiste, con las mujeres dedicando aproximadamente 7 horas y 46 minutos diarios a este trabajo, en comparación con las 3 horas y 6 minutos de los hombres, generando una brecha superior a las 4 horas.

En el actual escenario político, a pesar de las promesas de cambio, las medidas que viene implementando el gobierno, son no solo continuistas, sino que profundizan la problemática nacional y particularmente la de las mujeres. Las consecuencias del aumento en productos básicos, el incumplimiento en la renegociación de tratados comerciales, los pírricos recursos y la ideologización estatal en la cultura colombiana, y la quiebra y deterioro de las empresas se traducen directamente en un aumento del desempleo, afectando de manera desproporcionada a las mujeres. La tasa de desocupación para mujeres en el tercer trimestre de 2023 fue del 11.6 %, mientras que para los hombres fue del 7.7 %.

A pesar de las promesas del Sistema Nacional de Cuidado (SINICU), la falta de presupuesto y la aceptación de “donaciones” extranjeras ―como la aceptación de 5,5 millones de dólares de parte de Canadá― demuestran la falta de compromiso del gobierno para abordar las reales necesidades de las mujeres, utilizando nuestras justas reivindicaciones como un medio para profundizar las políticas neoliberales alimentando nichos de negocios e intereses de otros países. Para el 2023, se estima que 19 millones de mujeres realizaban Trabajo de Cuidado no Remunerado (TCDNR), con una brecha de género del 75.1 %.

La violencia hacia las mujeres también ha alcanzado cifras alarmantes, con más de 470 feminicidios registrados al final del año 2023, equivalentes a más de un feminicidio diario. La promulgación de leyes como la regulación de la subrogación uterina y el mal llamado ‘trabajo sexual’ revela la falta de comprensión y apoyo real a las mujeres, perpetuando la explotación reproductiva y sexual. Esto se presenta ante la nación y a nosotras como decisiones altruistas, cuando en la realidad es consecuencia de la desindustrialización del país, la intromisión en la soberanía nacional y la pobreza, que golpea a las mujeres y las llevan a ser prostituidas o víctimas de trata de personas, en un sistema capitalista que les muestra su cuerpo como una herramienta de trabajo, consumo y prestación de un supuesto ‘servicio’.

La actual situación de las mujeres no se desliga de las políticas pro imperialistas promovidas por el actual y los anteriores gobiernos, y de los abusos derivados de ellas. Personal militar nacional y estadounidense ha cometido crímenes sexuales contra mujeres y niñas, los cuales siguen estando en la impunidad; aun así, se siguen promoviendo alianzas y la construcción de más bases militares en territorio nacional, vulnerando la soberanía colombiana y nuestros cuerpos. Hace 16 años, 53 niñas fueron violadas por militares estadounidenses y contratistas mexicanos, quienes ―al tener inmunidad diplomática― se encuentran en libertad y bajo ninguna condena. No obstante, el Gobierno Petro continúa avalando la creación de más bases en el país como en Gorgona, poniendo en riesgo no solo los recursos naturales del país y nuestra soberanía, sino también a las comunidades y en consecuencia las mujeres.

Asimismo, la continuidad de los Tratados de Libre Comercio (TLC), afecta de manera directa a las mujeres rurales. El país pasó de importar 9.5 millones de toneladas de alimentos en 2012 a 16 millones para el 2022, perjudicando de manera directa la producción nacional y los ingresos económicos de los y las campesinas. Esto nos lleva a mencionar que, para el 2022, la brecha de ingresos entre mujeres y hombres en la ruralidad es de un 30 %, y los hogares rurales con jefatura femenina se encuentran en pobreza extrema. Esas violencias económicas manifiestas en las mujeres obedecen a las políticas pro imperialistas y neoliberales, que ponen en desasosiego a la sociedad colombiana y en particular a las mujeres. No siendo esto suficiente, las políticas militares también hacen de las mujeres un botín de guerra.

Este panorama desfavorable, tiene consecuencias para las mujeres en otros sectores, como participación en la educación, en la política, y la producción nacional o mercado laboral. En cambio, sí genera espacios que favorecen la réplica de acciones violentas hacia las mujeres. Lo que demuestran los hechos es que, si no hay voluntad política para mejorar la situación nacional, la calidad de vida de las mujeres seguirá siendo doblemente desfavorable. Por eso, este año las mujeres, en todos los sectores, debemos seguir organizándonos para alzar la voz y exigir al Gobierno Nacional que garantice condiciones para una vida digna, la soberanía en nuestros cuerpos y en nuestra nación.

Picture of Ana Sofia Castañeda Casas

Ana Sofia Castañeda Casas

Docente. Licenciada en Educación infantil, con estudios en nutrición infantil, pedagogía y economía feminista. Fundadora y coordinadora de la colectiva Unas Tales Feministas (@unas_talesfem).

Recientes

Agro
Duberney Galvis

La malograda reforma agraria de Petro

No hay problema cuya solución se haya aplazado más en Colombia que el de la inequidad en la propiedad de la tierra rural. La variable de la tierra en la estructura agraria de Colombia, incluso en la etapa actual bajo el capitalismo financiero, arrastra la idea de “reducir al productor a una simple bestia de carga” (ver gráfico). Por eso el escándalo en el gobierno Petro de la compra de tierras para la Reforma Agraria o Reforma Rural Integral (RRI) –como se llama en el Acuerdo de Paz.  Pese a que el gobierno busca conformar un banco de tres millones de hectáreas

Leer más »
Scroll al inicio